Natalia Martín Cantero, en El País (Madrid), piensa que, cuando se trata de gastar, una clase de cocina aporta más bienestar que el reloj más caro del mercado.

Emplear el dinero en una experiencia trae más felicidad que invertirlo en objetos, según confirman investigadores de Psychological Science. Es solo el último de una creciente lista de estudios que muestran que hay maneras de gastar que incrementan el bienestar. Y otras que nos lo quitan.

“Las personas más felices son aquellas que tienen más capacidad para extraer experiencias de todo en lo que invierten su dinero, ya sea una guitarra, un billete de avión, un traje o unas zapatillas de atletismo”, escribe en su libro Los mitos de la felicidad la profesora de psicología de la Universidad de California Sonja Lyubomirsky.

¿Por qué aportan más felicidad las experiencias que las cosas?

Con las experiencias comparamos menos. Las comparaciones sociales son una fuente prácticamente inagotable de malestar. Pero es menos probable que validemos nuestras experiencias comparándolas con las de los demás, como sucede con los bienes materiales. Requiere de mucha imaginación confrontar nuestra luna de miel con la del vecino.

Lo que podría haber sido. También somos menos propensos a realizar otro tipo de equiparaciones con las experiencias. Es más probable arrepentirse de haber comprado un bolso caro cuando vemos uno de oferta; que de haber ido al ballet y saber, después, de otro espectáculo más barato.

Las experiencias son más sociales. Tienen más probabilidades de ser compartidas y revividas, dándonos oportunidad de ensanchar nuestros círculos sociales o cimentar la amistad, elementos que contribuyen a la felicidad.

Nos identificamos más con las experiencias. A fin de cuentas, somos la suma de nuestras vivencias, no el volumen de nuestro armario.

Las experiencias pueden conllevar desafíos y aventuras. Nos hace felices esmerarnos en aprender y superar las dificultades de una lección o un viaje, algo que difícilmente sucede con los bienes materiales.

Fuente:
http://elpais.com/elpais/2014/12/19/buenavida/1418983385_189976.html

Publicado por: Jorge Sethson

Anuncios