Tomó la decisión cuando estudiaba y el profesor insistía en que cada uno debía vivir de acuerdo con sus valores. Y los suyos eran ecologistas. A la vez, se encontró con otro alumno, de estudios ambientales, que en cada almuerzo llevaba una bolsa plástica y una bebida en envase desechable. ¿Y la contaminación? se dijo, y empezó a cuidar su propio impacto ambiental.
Entonces Lauren Singer decidió, concretamente, que más que hablar del ambiente debía trabajar conscientemente para cuidarlo.
Comenzó sustituyendo los envases plásticos por los de vidrio. Comprando alimentos a granel redujo considerablemente los desechos. En cuanto a la ropa, decidió pasarse a la de segunda mano. Nada de carro: transporte público.
¿Pero qué ocurre con los desperdicios que no puede evitar generar, como el papel higiénico, la piel de la fruta, o la ropa demasiado vieja incluso para ponérsela en casa?
“La basura orgánica, incluido el papel higiénico, la llevo una vez a la semana a un lugar donde la transforman en compost y cuando mis ropas, sábanas o telas están muy gastadas las llevo a un lugar donde las reciclan”, explica.
“Lo más complicado no fue evitar ciertos productos, sino buscar alternativas orgánicas a todo lo que usamos en el día a día”, señala.
En su búsqueda, se dio cuenta de que la alternativa en muchos casos era producir por sí misma. “Hoy tengo recetas para todo: pasta de dientes, loción para la piel o detergente para la lavadora”, enumera. Lo hace para uso personal y también lo comercializa, a través de su compañía The Simply Co.
“Tienes la posibilidad de vivir sin generar basura. Es tu elección”, sentencia.

Fuente: http://www.trashisfortossers.com/p/about.html
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/12/141223_ciencia_dos_anos_sin_basura_lv

Publicado por: Jorge Sethson

Anuncios