Juan Felipe Sierra Núñez, en El Colombiano, sostiene que pensar en tener un departamento exclusivo que motive los equipos de trabajo a ser felices en las organizaciones podría sonar como algo ajeno a la productividad o un lujo que riñe con la eficiencia, competitividad y bajos costos. Pero resulta que los mismos empresarios están siendo conscientes de la importancia que tiene un departamento de este tipo en una empresa, igual o más importante que el de recursos humanos, o el financiero, o mercadeo y de producción.

Comenta que Alain Lagger, director de Felicidad de la multinacional Open English, estuvo recientemente en Medellín invitado por empresarios para hablar sobre esta tendencia global de generar mejores condiciones en el ser que redunden en una mayor productividad.

Si bien se ha hablado de tener un buen clima organizacional por qué ahora se habla de felicidad, pregunta

“Porque el tema ha evolucionado allá. Debo decir que el 90 por ciento de las personas se aburre en las empresas y solo el 10 por ciento está feliz, así nunca se podrá crear valor”.

¿Y para qué tener un departamento de felicidad?

“Los valores corporativos de las empresas son vitales para el engranaje y buena marcha, pero deben hacer parte de la realidad de cada empleado, no como algo ajeno que hay que aprender. El verdadero secreto de tener un departamento de felicidad es porque ayuda a las organizaciones a construir valor en lo que hace, para tener mayor compromiso, mejor experiencia laboral y todo redundando en bienestar de las persona y de la misma organización”.

“Los problemas de improductividad que he detectado en las organizaciones que asesoro es notable por la infelicidad que se vive allí. (…) Para las empresas es más rentable invertir en felicidad que gastar millones de dólares en formar equipos de trabajo con solo capacitaciones técnicas”.

Fuente: http://www.elcolombiano.com/la-felicidad-impulsa-la-eficiencia-empresarial-JB773902

Publicado por: Jorge Sethson

Anuncios