Tras un proceso de cuatro años de reflexión, debate y deliberación, la Compañía de Jesús (los jesuitas), ha decidido cambiar por completo el modelo educativo de las 2.000 escuelas que gestionan en casi 70 países. En una fase inicial, se procederá a aplicar un pilotaje que tendrá lugar en 3 centros educativos de Cataluña, pero la idea es que, tras el conveniente análisis, se pueda ampliar paulatinamente la experiencia a otros centros.

Uno de los motivos que justifican este cambio, según el director de la Fundación Jesuitas Educación de Cataluña, Xavier Aragay, es que “con el actual modelo de enseñanza tradicional, los alumnos se están aburriendo y están desconectando del sistema”. Aragay indica, además, que “en la escuela es donde más se habla de trabajo en equipo y donde menos se practica“.

Por eso, lo que se propone es transformar las aulas en espacios abiertos que permitan el intercambio y el trabajo en equipo y eliminar la tradicional división de asignaturas y horarios. El trabajo de los y las alumnas se centrará en desarrollar proyectos o resolver problemas que tengan un carácter transversal. Por ejemplo, se señala que haciendo un proyecto sobre el Imperio Romano se trabaja simultáneamente la historia, el arte, la religión, la geografía o el latín. Paralelamente, si fuese necesario el aprendizaje de herramientas concretas, se ofrecen unidades didácticas de apoyo a la investigación. El principio es que, según Aragay, se aprende mucho mejor si los alumnos perciben que su aprendizaje tiene una aplicación práctica.

Para llevar a cabo el proyecto, que lleva por nombre “Horizonte 2020”, los jesuitas han derribado las paredes de sus aulas y las han transformado en grandes espacios para trabajar en equipo, unas ágoras en las que hay sofás, gradas, mucha luz, colores, mesas dispuestas para trabajar en grupo y acceso a las nuevas tecnologías

Por tanto la propuesta pretende transformar tanto los objetivos, como la estructura o la metodología de la educación convencional. El rol del profesorado también cambia, de forma que hay tres docentes que trabajan con grupos de unos 60 alumnos y alumnas, acompañándoles en su proceso de aprendizaje. El grupo decide sus objetivos y sus ritmos de trabajo. Eso significa que no hay horarios de recreo y que los alumnos pueden descansar cuando lo consideren necesario. El modelo se pretende aplicar a los alumnos entre 10 y 14 años.

Como conclusión, Xavier Aragay afirma que: “Hemos transformado la educación para que el alumno sea el protagonista, para que haya verdadero trabajo en equipo y los estudiantes descubran cuál es su proyecto vital, qué quieren hacer en la vida y enseñarles a reflexionar, porque van a vivir en una época que les va a desconcertar

Fuente:: http://www.lavanguardia.com/vida/20141231/54422253340/jesuitas-revolucionan-su-metodo-educativo-en-marcha-en-3-escuelas-cataluna.html

Más información en: Fundación Jesuitas Educación – Horizonte 2020: http://h2020.fje.edu/es/

Publicado por: Jesús Sanz

Anuncios