Un nuevo estudio ha confirmado la existencia de una realimentación positiva operando en el cambio climático, por la cual el propio calentamiento podría amplificar la acumulación de gases con efecto invernadero, resultando en un calentamiento adicional.

El estudio, llevado a cabo por el equipo internacional integrado, entre otros, por Egbert van Nes de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos, y Tim Lenton, de la de Exeter en el Reino Unido, muestra que además del bien conocido efecto de los gases invernadero sobre la temperatura de la Tierra, se confirma ahora directamente en datos de núcleos de hielo que la temperatura global tiene un efecto profundo en las concentraciones atmosféricas de gases con efecto invernadero.

Esto significa que a medida que la temperatura de la Tierra aumenta, la realimentación positiva en el sistema acarrea un calentamiento adicional.

Se ha sabido desde hace algún tiempo que la Tierra ha tenido históricamente niveles más altos de gases con efecto invernadero durante los períodos cálidos que durante las eras glaciales. Sin embargo, hasta ahora había sido imposible discernir el alcance de la relación causa-efecto a partir del análisis de las burbujas de gases atrapadas en los núcleos de hielo.

Los resultados de la nueva investigación confirman la sospecha, basada en modelos climáticos, de que el sistema climático está experimentando una realimentación positiva. La gran diferencia es que ahora se aportan evidencias de ello basadas en datos independientes.

FUENTE: 

http://noticiasdelaciencia.com/not/13437/evidencias-directas-de-una-realimentacion-positiva-del-calentamiento-global/

PUBLICADO POR: Margareth Jiménez R.

Anuncios