No existe una definición simple de Bienestar Animal, ya que el término no fue creado como un concepto científico, sino más bien como un reflejo de nuestro sistema de valores para expresar una preocupación frente al trato adecuado de los animales. El Bienestar Animal es considerado, dentro de su contexto más amplio, en relación a normas y valores éticos y sociales, tomando en cuenta no sólo aspectos que puedan producir un daño físico sino también otros aspectos de intervención. Varios investigadores han expresado distintos conceptos sobre el Bienestar Animal:

En 1986 el Profesor Donald Broom, primer profesor de bienestar animal, Universidad de Cambridge, Reino Unido, definió bienestar como “el estado de un animal en relación a sus intentos por enfrentarse al medio ambiente”. Este es un estado medible en una escala desde “muy bueno” a “muy malo”.

Duncan y Fraser (1997) señalan que el Bienestar Animal debiera considerar ciertos aspectos básicos como:

  • Las experiencias de los animales, tales como placer y sufrimiento (psicológico)
  • Funcionamiento biológico normal del animal (estado de salud)
  • La naturaleza de cada especie, asegurando que pueda expresar toda su gama de comportamiento (telos)

Una definición más amistosa de Bienestar Animal nos entrega la Dra. Whay en 2005, diciendo que un animal debiera encontrarse “Apto y Feliz”. Esta es una definición más positiva, ya que se refiere a tener cosas buenas más que a evitar o manejar aquellas cosas que pueden ser perjudiciales.

Estudios científicos demuestran que los animales, al igual que nosotros, son seres sensibles, dotados de inteligencia e importantes capacidades que les permiten buscar su bienestar. Sin embargo, existe un rezago tan profundo en la legislación ecuatoriana que considera a los animales meras cosas, objetos de uso y disposición del ser humano.

La Constitución Política del 2008, en su preámbulo, afirma que el pueblo soberano del Ecuador, reconociendo las raíces milenarias y celebrando a la naturaleza, la Pacha Mama, con un compromiso con el presente y futuro, ha decidido construir “…una nueva forma de convivencia ciudadana, en diversidad y armonía con la naturaleza, para alcanzar el buen vivir, el sumak kawsay;…” El buen vivir requerirá que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos, y ejerzan responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respeto a sus diversidades, y de la convivencia armónica con la naturaleza.”

En el Ecuador se propuso el proyecto LOBA o Ley Orgánica de Bienestar Animal la cual está basada en el bienestar del ser humano y la búsqueda de la convivencia armónica con la naturaleza planteada en la Constitución del Estado. El proyecto de la ley LOBA está en proceso de aprobación por parte de la Asamblea Nacional del Ecuador. Para Inti Alvarado, del Grupo Rescate Animal Ecuador, esta ley es un paso histórico para respetar la vida no solo de perros y gatos sino de todos los animales en general.

LOBA  abarca 5 grandes áreas: violencia, salud pública, derechos de la naturaleza, bienestar animal y buen vivir.

El buen vivir está vinculado al respeto a la naturaleza, la convivencia armoniosa del humano con su entorno, por lo tanto lograr el bienestar animal en el Ecuador es un paso acertado en la construcción de una sociedad del buen vivir.

 

Fuente:

Ley LOBA

Veterinaria Uach-Chile.

El Telégrafo

Bustamante & Bustamante

Anuncios