En tiempos de Navidad, donde los regalos no hablan y el corazón abraza

Con estas manos venosas, sudorosas,
calientes, frágiles  y  resistentes
 
Con estos brazos cortos e infinitos 
que se  entrecruzan
y se agitan como águilas
 
Con estos ojos  traviesos e impacientes
que quieren ver
hasta el fondo de la eternidad
 
Con estos pies descalzos 
que caminan sin detenerse
que sienten la humedad de la tierra y la vida
 
Con esta cabeza de pelos  revueltos, 
recuerdos dispersos,
ideas inconclusas
y pensamientos insurgentes
 
Con este corazón apasionado, 
subversivo,  incrédulo, tímido, rebelde
sensible hasta la desesperación
 
Con esta sonrisa   trémula,  
traviesa, muda, 
distante, cercana
 
Con estos oídos que escuchan 
y no oyen, 
que temen
y   se esconden
 
Con esta voz que canta
grita, calla, sufre, 
se adormece
y fallece
 
Con toda esta anatomía espiritual
que me fue felizmente donada,
reformada
 e inacabada
 
Con todas las falencias 
y los excesos
 
Con todo, con nada,
 con lo que queda
 con lo que falta
 
Con amor de niña
con ternura oceánica
y  con alegría infinita
 
Feliz Navidad
 
Por: Ninfa Patiño nchez

 

Anuncios