El Single Day se saldó en 2014 con 7.500 millones de euros en ventas, más que lo ingresado por la suma del Black Friday y el Cyber Monday en EEUU

A las 17:00 horas de ayer en España (medianoche del 11 de noviembre en Pekín) dió comienzo el Día del Soltero en China. ¿Y qué se celebra exactamente? ¿Que los millones de solteros chinos están orgullosos de serlo? Parece ser que no. De hecho, pasar por el altar sigue siendo uno de los hitos vitales más importantes en la conservadora sociedad china (y quedarse soltero, poco menos que un fracaso). Entonces, ¿se festeja que, según las previsiones, en 2030 habrá 30 millones de solteros chinos como consecuencia de la política del hijo único, recientemente ampliada a un segundo vástago? Obviamente, tampoco.

Más bien, el 11 de Noviembre en China parte de una idea similar a la que debió dar origen al 11 del 11 de la ONCE en España, es decir, del interés por convertir en simbólica una fecha en la que nunca había existido nada que celebrar. En el caso de China, la elección de ese día correspondió al gigante del comercio electrónico Alibaba y su principal objetivo era aumentar las ventas en un periodo de escaso movimiento en el comercio online, al situarse justo en medio del Día Nacional de China, que se celebra el 1 de octubre, y el Año Nuevo Chino, que suele caer en febrero.

Previamente, el nacimiento del Día del Soltero había tenido su origen en una ocurrencia de varios jóvenes de la Universidad de Nanjing, quienes en 1993 decidieron crear una suerte de Anti San Valentín. El objetivo no era tanto presumir de su soltería como organizar fiestas y citas a ciegas con chicas para abandonarla lo antes posible. También irse de compras con ellas, lo que debió inspirar a los responsables de Alibaba para que, en 2009, anunciasen 24 horas de grandes ofertas (de hasta el 50%) para las compras realizadas durante ese día en sus tiendas online.

¿Y por qué habían elegido esos estudiantes de Nanjing el 11 de Noviembre? Al parecer, porque es el día del año en el que más veces se repite el número más single de todos: el 1. También, porque esos cuatro unos que forman el 11 del 11 simbolizan en la cultura china un árbol sin hojas… ¿Y hay algo más single que eso? El caso es que la apuesta de Alibaba le salió bien, porque el Día del Soltero se ha convertido en un fenómeno de masas en China, pero también fuera de ella. De hecho, el presidente de la compañía, Jack Ma, ha pronosticado que su impacto tendrá un carácter global en un máximo de cinco años.

Desde luego, fechas como San Valentín, el Black Friday, el Cyber Monday o el Día Sin IVA de Media Markt poco tienen que hacer, en términos cuantitativos, ante la fiebre consumista de decenas de millones de chinos comprando sin parar productos tecnológicos, ropa, electrodomésticos y muebles durante un día entero. Sin ir más lejos, el Single Day se saldó en 2014 con 7.500 millones de euros en ventas, más que lo ingresado por la suma del Black Friday y el Cyber Monday en EEUU. Y esa cantidad correspondió únicamente a Alibaba, a la que cada año se han ido sumando más tiendas chinas y de otros países (Jingdong, Dangdang, Amazon, Apple…).

En todo caso, el padre de la criatura (Alibaba) registró en 2009 la patente de esta peculiar festividad, el sello Doble 11, para garantizarse el trozo más grande de un pastel en el que los chinos (solteros o no) se dejan cada año hasta un tercio de su sueldo mensual (que en raras ocasiones alcanza el mileurismo). A cambio, Alibaba pone a disposición del impulsivo consumismo chino (que no comunismo) más de 27.000 marcas entre las que destacan los smartphones y las tablets de Xiaomi y Huawei, las neveras Haier o la ropa de la española Massimo Dutti.

http://www.elmundo.es/f5/2015/11/10/56423e70268e3eed658b45fa.html

Anuncios