Cómo son los niños de hoy?

Son hiperactivos, triplepantallas, hipertextos, aprenden haciend,  autónomos, lúdicos, nativos digitales, tienen un desarrollo neuronal distinto, silenciosamente ruidosos, conciben  el error como un detalle dentro del aprendizaje y son amigos de los amigos y de lo virtual.

¿Cómo es la escuela de hoy?

Estandarizada, homogeneizante, alineada y alienada a indicadores y subordinada a las pruebas nacionales y a contenidos que hacen abstracción de las realidades comunales y a los entornos en que de desenvuelven los niños y las niñas, su foco está en el enseñar, en los contenidos en base a objetivos y en la memorización de ideas pre-concebidas y en los gustos y énfasis en el que enseña.

¿Cuál es el fin último de la educación?

Si en la evaluación docente del año 2012 la carencia mayor (85,9%) es la interacción pedagógica, si la familia de hoy ya no es la familia de ayer, si la escuela para padres son un recuerdo del pasado, si el 1 % de los talentos tienen posibilidades de desarrollo en la escuelas, si en las escuelas los orientadores son profesionales escasos, si los espacios para innovar el curriculum son casi igual a cero, si la escuela de hoy es la industria de comienzos del siglo XX, si en algunas escuelas matrices de pedagogía la existencia de la neurociencia es un ramo optativo, si la escuela de hoy sólo se entrega y sólo se mide el curriculum prescrito, si la emoción pasa por fuera de las escuela, si la formación valórica solo está atada a la disciplina, si la escuela de hoy es compartimentada, segregacionista, y aislada, si todo lo anterior tiene validez. ¿cuál es papel de la escuela?

Debemos apostar por un nuevo paradigma, cuyo fin último en la educación debiera ser la búsqueda de la felicidad.  En este contexto, el curriculum, la escuela y los profesores debieran cumplir a lo menos lo siguiente:

1. Mirar el curriculum desde el aprender, dejando que los niños y niñas caminen con la libertad de sus gustos y pasiones, para que respondan en equipo, las preguntas puestas por el guía, colaborador o coach y desarrollando distintas respuestas.

2. Debemos superar el curriculum en base a la anfetaminas por un curriculum que promueva la serotonina.

3. El curriculum debe ser construido con distintos instrumentos que permitan que los niños y niñas “vuelquen” sus gustos, habilidades y emociones.

4. Los profesores debieran abrir paso a un nuevo rol: de domesticadores y dueños del conocimiento a facilitadores y acompañantes del nuevo camino permanente de la heutagogía.

5. Debemos organizar a los alumnos de los cursos o de los niveles, por elección directa de sus representantes, para que ellos asuman un rol directivo en la construcción del aprendizaje y de intermediación entre sus pares y con el guía, colaborador o coach.

6. La dimensión temporal del tiempo pedagógico será determinado por los propios protagonista del aprendizaje. Las horas pedagógicas; la carga horaria; y los horarios deberán ser redimensionados.

7. Los profesores deberán ser facilitadores de esta nueva forma de aprender, promoviendo la autonomía y los límites del aprendizaje, dejando que la sala o los espacios de investigación puedan conectarse con comunidades de aprendizajes.

8. En las escuelas debieran existir equipos de profesionales que permitan acompañar el desarrollo neuronal y emocional de los niños: neurólogos, orientadores, sicólogos, sociólogos, antropólogos y otros relacionadas con las ciencias humanas coordinado por estos coach o facilitadores del aprendizaje

9. Los niveles podrán organizarse de acuerdo a grupo de interés de temáticos de los niños y niñas y estos podrán acceder a distintas plataformas, en donde existan entornos virtuales de aprendizajes, como también diversos recursos multimediales interactivos. En estos últimos, los aprendices podrán rediseñar o diseñar distintas herramientas de aprendizaje, correlacionados con los contextos comunales y regionales.

10. La idea es gradualmente superar el asignaturismo, tendiendo a desarrollar aprendizaje vía proyecto de indagación multidisciplinarios.

11. Los padres , abuelos y apoderados podrán acceder a los trabajos y a las distintas actividades para jugar aprendiendo junto con sus hijos, más que accediendo a una plataforma para saber cómo se comporta y si tiene algún rojo.

12. En las casas, en los dormitorios o en alguna esquina de la comuna (comunas con wifi y plataformas interactivas)  podrán acceder a esta plataformas para conectarse a las comunidades de aprendizaje, “acompañados” por nubes de abuelos y abuelas aportando la emocionalidad del progreso.

13. Las escuelas debieran conectarse curricularmente con su ámbito más próximo como a su entorno comunal. Esto significa que las casas debieran ser un punto o estación del aprendizaje conectado con la escuela.

Esta es una de la maneras de organizarse para responder o intentar respondernos el para qué de la escuela en el escenario del siglo en que vivimos y correlacionada con el desarrollo neuronal y emocional de los niños y niñas.

Por último, aunque debiera ser lo primero, acorde con los tiempos que vivimos, de todas maneras, es necesario resolver temas que tenemos como país, respecto a la educación pública para tener un país con igualdad. Esta debería ser gratuita, diversa, descentralizada, inclusiva, efectiva, y principalmente con un curriculum pertinente con cada cerebro, en donde la neurociencia sea su articuladora, abriendo las ventanas y las puertas a la búsqueda de la felicidad.

Fuente: http://www.elquintopoder.cl/educacion/el-fin-ultimo-de-la-educacion-es-la-felicidad/

Anuncios