Cuando en 2013 Gregg Roberts exponía en la Conferencia de la Sociedad Asiática del Idioma Chino en Boston, no pensó que su charla lo volvería una celebridad de su campo a nivel mundial.

Estaba presentando el programa de inmersión en idioma que lidera en el pequeño y conservador estado de Utah (Estados Unidos) cuando pronunció la frase: “El monolingüismo es el analfabetismo del siglo XXI”.

La audiencia lo aplaudió, los expertos tomaron notas y los no tan expertos comenzaron a ver la oración deambulando por redes sociales.

“Es de esas frases que simplemente dices y no piensas en su repercusión”, le confiesa hoy Roberts a BBC Mundo.

Tal como no saber leer y escribir determinaba el futuro profesional y social de una persona a principios del siglo XX, hoy no manejar más que tu idioma materno es una barrera de entrada al mercado laboral insoslayable para cualquier joven, asegura Roberts.

“Por razones económicas, un segundo idioma se ha vuelto mucho más necesario, como una herramienta de trabajo”, dice el experto.

Inmerso en otro idioma

Todo comenzó como un desafío influenciado por la comunidad hispana de EE.UU.: integrar el español a las aulas en los distritos de Davis y Granite. No como un segundo idioma, sino en un plan que contemplara 50% del tiempo aprendiendo las materias curriculares en inglés y 50% en español

Anuncios