Con el objetivo de comprender y analizar los factores determinantes del bienestar subjetivo de la población en México e identificar políticas públicas que favorezcan a elevar los niveles de calidad de vida, el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM presentó la Encuesta Nacional de Satisfacción Subjetiva con la Vida y la Sociedad (Ensaviso).

La encuesta realizada entre mayo y junio del 2014 a 1200 personas mayores de 18 años y de cuatro regiones consideradas: norte, centro, sur-sureste y zona metropolitana, es un indicador complementario para el entendimiento de los factores que podrían generar el progreso en nuestra sociedad.

“Los estudios demuestran incluso a nivel internacional que no podemos seguir pensando que el bienestar concreto y cotidiano es un bienestar derivado de lo económico, es un conjunto de variables adicionales que influyen en el bienestar subjetivo, por ello se tienen que insertar criterios nuevos en la definición de políticas que tengan que ver con tiempo libre, salud, edad, entre otros”, estableció René Millán Coordinador del Ensaviso.

De nada sirve tener un altísimo Producto Interno Bruto, si no se tiene un resultado directo en el bienestar subjetivo de las personas, aseguró Millán.

El bienestar subjetivo es aquél que reportan las personas a partir de su propia experiencia cotidiana y de la autoevaluación; de sus condiciones y oportunidades percibidas; los aspectos que se abarcan son llamados de “dominios vitales”; es decir, situación económica, trabajo, vida familiar, salud, entre otros; también se consideran los niveles de felicidad, balance afectivo y su percepción de la libertad.

Millán explicó que contrario a lo que se pensaría, el bienestar no está determinado por una cuestión económica, normalmente se mide con dos variables, la satisfacción de vida y la felicidad, ambos se encuentran en un rango favorable, pues de acuerdo a los resultados 82% de los mexicanos se declara satisfecho y feliz.

“En México tenemos un promedio de satisfacción sorprendente y relativamente alto, éste varia por sexo, estado civil, ingresos, etcétera; por ejemplo, los resultados muestran que sólo a partir de 5,000 pesos es posible alcanzar el promedio de satisfacción nacional y la vida en familia es el ámbito que más satisfacción reportan los mexicanos, incluso por encima del trabajo y la salud”, detalló.

Qué nos provoca bienestar

La satisfacción con la vida está fundada en tres tipos de oportunidades; lograr mejor ingreso, integrarse socialmente y encontrar su propio estilo de vida. Roberto Castellanos, secretario técnico del seminario, explicó algunas cifras que demuestran ser indicadores importantes de bienestar subjetivo, por ejemplo: en el tema del ingreso, en primer lugar refleja que el nivel económico de la población es muy bajo, aproximadamente 70% de la población se encuentra entre el rango de menos de 2,000 a 10,000 pesos de ingresos. “En el agregado nacional, a través de consulta Mitofvsky, la gente considera suficiente ganar 8,500 pesos, esto refleja que seguramente ganan mucho menos de eso, sin lugar a dudas con este resultado podemos observar que la parte económica no es un factor altamente representativo de bienestar”.

En otros temas, por ejemplo, los viudos reportan el nivel más alto de satisfacción de vida con 8.8 puntos en una escala de 1 al 10, seguidos por un tipo de relación estable con 8.6 y los divorciados por su parte se encuentran abajo de la gráfica con 7.8

Por otra parte, 50% de la población reporta alegría, 20% tranquilidad y 27% de la población se encuentra triste, angustiado o con enojo, este dato destaca, pues no es menor, 1 de cada 4 personas en nuestro país presenta estas sensaciones.

En cuanto a problemas graves experimentados, 43% manifiesta dificultades económicas, seguidos por problemas afectivo emocionales con 25% y de salud con 26%

Otro dato significativo muestra que el mexicano da mayor peso de bienestar a la familia con 89.5% como el factor que más ha ayudado en su vida; además, 50% reconocen que compartir la vida con los demás es su mayor placer.

En el entorno social, una de cada tres personas en el país considera que no puede tomar decisiones: “Sentir que no se tienen recursos mínimos para el control de la propia vida genera incertidumbre, angustia y, en consecuencia, bajos niveles de satisfacción vital”, expresó Millán; además, 50% de las personas expresa dificultades serias para sobreponerse emocionalmente a situaciones difíciles, aquí “los costos sociales y familiares de ello son de consideración”, dijo.

En AL se discrimina más 
por motivos económicos

En México, la mayor discriminación es por motivos económicos o de pobreza, consideró Edward Telles, académico de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, Estados Unidos.

Durante la inauguración del Seminario Imaginarios Nacionales en México y América Latina: Discriminaciones y Desigualdades, destacó que 67% de personas encuestadas sobre el tema reveló haber presenciado actos de discriminación por esas causas.

Al adelantar resultados del proyecto Etnicidad y Raza en América Latina (PERLA, por su sigla en inglés), reiteró que persiste marginación contra indígenas y grupos vulnerables.

Telles precisó que es el resultado de un estudio inédito que tuvo cinco años de duración y fue realizado en colaboración con el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), además del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Fundación Ford e instituciones académicas de Brasil, Colombia y Perú, países donde también se aplicó la encuesta.

Otro de los hallazgos fue que en México 55% de la muestra analizada mencionó haber atestiguado actos discriminatorios por el color de la piel, contra 70% en Perú, 74% en Colombia, y Brasil, en 42 por ciento.

Ello refleja alta tendencia de exclusión ante grupos minoritarios y vulnerables, a pesar de que estos países se definen como sociedades multiétnicas y multiculturales.

También la investigación detectó falta de oportunidades en los países analizados para conseguir mejores empleos entre personas de piel oscura. Otro dato relevante es la educación de la población indígena, donde México es el peor calificado.

Los resultados del proyecto PERLA mencionaron que la población menos escolarizada en estos cuatro países encuestados fue la de los indígenas mexicanos, donde apenas cuentan con seis años de estudios, contra los casi nueve de indígenas de Colombia y 11.2 años de educación de los de Perú.

Regina Martínez Casas, coordinadora de PERLA en México, explicó que los mexicanos “tendemos a minimizar el problema de discriminación, en parte por la ideología del mestizaje que crea una falsa ilusión de igualdad”.

Ello “lo demuestra el hecho de que aquí 64.3% de los encuestados declaró ser mestizo, 11.9% indígena, 13% blanco y casi 3% negro o mulato”.

El presidente del Consejo Nacional para prevenir la Discriminación (Conapred), Ricardo Bucio Mujica, mencionó que México se reconoce como un país diverso, con cada vez más derechos. Reconocemos a los grupos de población como sujetos de derechos pero se reconoce como un país desigual.

Asimismo, existe la percepción de que hay unos grupos de población que tienen más derecho a ejercer sus derechos. (Con información de Notimex)

Encuestas

Fuente: http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2015/02/05/familia-satisface-mas-que-dinero

Anuncios