Tienes un trabajo estupendo, una pareja amorosa, una familia y amigos que te quieren y las metas que te propones las consigues, pero eso no es suficiente porque lo tienes todo pero no eres feliz.

 

Hay personas que aparentemente creen que lo han conseguido todo, al menos esas cosas que tanto anhelaban, pero no son felices y eso es porque en su interior tienen un vacío que les impide vivir plenamente”, dice Joaquín Gómez Gutiérrez, psicólogo  y especialista en inteligencia emocional.

También te puede interesar: 10 acciones para ser feliz

¿Por qué sucede esto?

El especialista comparte algunas razones que explican por qué lo tienes todo pero no eres feliz.

No sabes quién eres ni qué quieres

Es vital tener una autoconocimiento para detectar las creencias que te están paralizando, tus valores, los miedos que te detienen y conocer qué quieres realmente. Dedícate tiempo, haz una lista de todas tus cualidades y defectos y acéptalos. Lo importante es sincerarse y detenerse en aquellas fallas que puedes mejorar.

x

Cortesía: Getty Images

Dejas que la vida y los demás decidan por ti

Vives de acuerdo a lo que tu entorno u otros han decidido por ti al no tenerlo claro y no haberlo decidido tú mismo.  Empieza a poner límites con la gente que te rodea, puedes empezar con aprender a decir: “no”.

Sigues viviendo en el pasado

Es hora de avanzar e iluminar tu presente. Nada de lo que hiciste o dejaste de hacer va a regresar, mejor enfócate en tu presente y las maravillosas oportunidades que te puede dar si tú así lo quieres ver.

No valoras ni agradeces

¿Cuándo fue la última vez que miraste tu alrededor? ¿En qué momento das las gracias por estar sano, por tener un día más de vida? Empieza hoy, en cada pequeña acción, a valorar lo que tienes (sea mucho o poco).

Si te identificaste con alguno de estos puntos anteriores, recuerda que nunca es tarde para hacer cambios internos; poco a poco notarás que tu entorno cambiará y que tú, por fin, estarás satisfecho con todo lo que hagas.

Anuncios