José Luis Cordeiro es profesor y asesor en Energía de Singularity University en NASA Ames, Silicon Valley, EUA, y director por Venezuela del Millennium Project. Además se desempeña como consultor independiente, escritor, investigador y viajero incansable. Estuvo de visita en nuestro país, y dio una conferencia invitado por The Edge, con el auspicio de Cosas. Con él pudimos conversar sobre el mundo que nos espera en un futuro cercano.

Por: Martha Dubravcic. Fotos: Diego Rodríguez y 123rf

 

 

Si ya estábamos acostumbrados a que hablar del futuro dispare nuestra imaginación hacia escenarios de ciencia ficción, quizás sea hora de revisar esta actitud, porque la ciencia ficción pronto será más real que nunca. Muchos de los cambios que dibujarán el futuro, definido por la tecnología y la inteligencia artificial, los veremos en corto tiempo y lo que es más, seremos testigos de “la muerte de la muerte” según Cordeiro. Él, con una singular mezcla de irreverencia y certeza, nos revela datos impresionantes. Por ejemplo, afirma que para el 2045 vamos a tener una inteligencia superior a la humana. Estamos, según él, frente a un cambio exponencial, aún difícil de dimensionar, por nuestra costumbre a pensar de manera lineal.

¿Cuáles son los cambios importantes que han sucedido hasta acá en cuanto a esta transformación exponencial?
Un ejemplo son las tecnologías educativas; hace 5.000 años se inventó la escritura, hace 500 años se inventó la imprenta, hace 50 años comenzaron las computadoras, hace poco tiempo comenzó Internet. Creo que la tendencia va a continuar y cada vez es más acelerado en años: de 5.000 a 500, a 50, a 5, todo va más y más rápido.
¿Cómo se están transformando las mentes de los chicos gracias a la tecnología?
En dos o tres años vamos a tener Internet gratis en el planeta entero y vamos a tener tabletas de 20 dólares, esto va cambiar el mundo radicalmente, vamos a vivir en un mundo maravilloso, donde los niños van a poder aprender solos. Ahora se está creando un premio sobre educación del futuro, para que los niños aprendan a leer y escribir solos en lugares del África donde no hay maestros. No estamos tan mal aquí en Latinoamérica, nosotros somos promedio, no somos los mejores pero tampoco somos los peores.
Cuando afirmas que la tecnología superará los sentidos, ya no estamos hablando de una tecnología que sirva para salvar ciertos déficit, sino de algo que supere, algo similar a la magia. Cuéntanos un poco más de eso.
Nuestros sentidos de verdad son bastante subóptimos, comparados incluso con otros animales. Nuestro sentido de la vista es muy malo, hay águilas, gatos y búhos que ven mucho mejor que los humanos; nuestros oídos son de los peores que existen en el reino animal, nuestro olfato y gusto también son muy malos. Gracias a la tecnología, esto se puede mejorar y aumentar, y va a comenzar con los discapacitados.
¿Qué implicaciones éticas encuentras en esto de la inteligencia artificial? Eso de manipular una vida o decidir sobre la muerte, entramos en un dilema muy complejo.
Todo es muy filosófico, con implicaciones éticas y morales muy grandes. Por eso nosotros, en la Universidad de la Singularidad, tenemos clases sobre la parte política, legal y ética, porque estas tecnologías nos van a transformar, van a permitir que vivamos más, que vivamos indefinidamente en los próximos años, pero habrá los que por razones religiosas incluso van a querer morir, porque dicen que hay que morir para ver a Dios y para ir al cielo. ¿Qué va a pasar cuando no tengamos que morir? Hay muchas implicaciones éticas, además la tecnología cambia exponencialmente pero los humanos no, los humanos vamos cambiando poquito a poquito, linealmente. Sin embargo, soy optimista, porque la capacidad adaptativa del ser humano es impresionante.
¿En el futuro vamos a poder diseñar seres humanos?
Claro, y más que humanos también, esta es una filosofía que se llama transhumanismo, que es trascender las limitaciones humanas con ciencia y tecnología.
Si es que podremos diseñar seres humanos, si los seres humanos vamos a ser reemplazables ¿cómo va a ser este nuevo orden?
Todo esto es posible en 20 o 30 años ¿pero qué va a ocurrir cuando tengamos una inteligencia tecnológica superior a la nuestra? no lo sé. De hecho, creo que los humanos somos una transición hacia algo más y en términos evolutivos el mundo va a ser mucho mejor. Yo creo en el inicio de la longevidad indefinida, hablamos de que para el 2030 los humanos tendrán el potencial de vivir quizás 500 años y luego indefinidamente. Pienso que en 30 años vamos a ver el fin de la especie humana como la conocemos hoy.
¿El fin de la especie humana no modificada?
Los no modificados se quedarán atrás, aunque yo creo que la mayor parte de la humanidad se va a modificar.
¿En qué sentido?
Podremos tener cerebros millones de veces más rápidos que los actuales. Todos nuestros aparatos tienen chips de gigahertz, aunque nuestros cerebros no llegan al kilohertz. Un cerebro aumentado va a procesar en un segundo toda tu vida actual, porque funcionará millones de veces más rápido.
Tú eres escéptico en muchas cosas, ¿Te consideras un humanista?
Claro, humanista y transhumanista. La filosofía del transhumanismo está basada en el humanismo pero con ciencia y tecnología, para vivir mejor, para vivir más, para vivir más inteligentemente.
Me llama mucho la atención el que hables de los robots y de los sentimientos. Para muchos ese es un tema imposible de comulgar.
Eso desde tu visión occidental. En la visión oriental, y en la religión Shinto japonesa, los robots tienen alma. En Corea están discutiendo una ley para darle derechos humanos a los robots. Además se habla incluso de derechos robóticos superiores a los derechos humanos.
Llevando esto al terreno de los negocios y de las empresas, la  innovación tecnológica cambiará nuestra forma de producir y de relacionarnos, ¿cuáles las principales transformaciones?
El mundo económico, financiero y empresarial también está cambiando, estamos pasando de una economía de escasez a una economía de abundancia. Con la nanotecnología vamos a poder hacer casi cualquier cosa; de hecho, comenzando con las impresoras 3D vamos a poder manufacturar cualquier cosa; lo que antes era escaso va a ser abundante, y entonces el costo de vida va a disminuir. Esto tiene implicaciones económicas, las compañías tienen que estar innovando continuamente, las compañías viejas van a desaparecer, pero tendremos compañías de cosas nuevas, muchas cosas nuevas.
¿Cómo se crea una cultura de innovación?
Primero saber que el fracaso no sólo es normal sino que debe ser bien visto, saber que muchísimos de los emprendimientos fracasan y que eso no está mal. La cultura de innovación mundial apenas está comenzando. Cuando yo estudiaba, no habían cursos de creatividad, innovación o emprendimiento. Antes tú necesitabas mucho dinero y tener muchos contactos para hacer algo. Hoy un joven con muy poco dinero y una computadora puede comenzar una compañía.
Las sociedades que más han avanzado en innovación ¿qué es lo que han hecho bien?
Esa es una pregunta interesante para explicar que parte del problema de Japón hoy en día es que no han innovado mucho más a diferencia de los coreanos. Japón ahora emprende menos en este mundo tan dinámico, mientras que Corea sí lo está haciendo y es porque los coreanos no quieren repetir este error de los japoneses. También está el tema demográfico, Japón es una sociedad muy vieja, la edad promedio hoy en Japón es 47 años.
Ecuador está apostando por un cambio en la matriz productiva ¿cómo ves esta apuesta por el conocimiento?
Justamente todas las industrias del futuro van a estar basadas en el conocimiento, por eso es que es tan importante la educación y el acceso a estas tecnologías que se están volviendo tan baratas. La gente piensa que las tecnologías son caras, pero no, las computadoras son cada vez más poderosas y más baratas. Mientras la secuencia del primer genoma costó un billón de dólares, esto va a costar 10 dólares en poco tiempo. La medicina va a ser mucho más científica, va a pasar de ser curativa a preventiva, y de generalizada a personalizada.
 Qué les dices a aquellos nostálgicos sobre “los viejos tiempos sin tecnología”.
Durante milenios, la condición humana fue el hambre, la pobreza, la enfermedad, la muerte temprana. La expectativa de vida era apenas 20 años en el tiempo del Imperio Romano, así que aquello de “los buenos viejos tiempos” es falso. Los buenos tiempos son los que vienen, yo los comparo con el amor, tú le tienes que decir a tu pareja ‘te quiero mucho más que ayer, pero menos que mañana’, así es el mundo.

Anuncios