Los empleados altamente especializados, en particular los millennials, abandonan a las empresas por un mal jefe, por poca flexibilidad en sus operaciones y también en los horarios.

Además, los empleados mexicanos en empresas de alto nivel duran de 1.5 a 2 años en las compañías que carecen de una estrategia de retención, informó la División de Educación Corporativa de la Escuela Bancaria Comercial (EBC).

“La gente no renuncia a las malas empresas, renuncia a los malos jefes, y los millennials no son la excepción”, detalló la catedrática de EBC, Guadalupe Álvarez en una conferencia de prensa en la rectoría de la institución.

En las empresas que sí cuentan con un plan de retención, los millennials mexicanos duran entre 3 a 5 años, dijo.

Entre las áreas más difíciles para cubrir puestos altamente especializados están finanzas, contabilidad, Tecnologías de la Información (IT por sus siglas en inglés), ventas, analista de negocios, ingeniería financiera y cambio organizacional.

Una vez instalados en una nueva empresa, a los trabajadores les toma de 3 a 6 meses superar la curva de aprendizaje.

Las competencias que buscan más las empresas son personas que hablen inglés, alemán y chino, que sean desarrolladores, expertos en sistemas de desarrollo, vendedores en todas las áreas de interacción, así como habilidades de negociación y gerenciales.

No todos los trabajadores de este segmento pueden darse el lujo de cambiar su trabajo. En México existen 953,000 personas con alto nivel de escolaridad en situación de desempleo, de las cuales, 42.5% tiene alta especialidad.

Las empresas tampoco aportan mucho a la capacitación de su talento. Mientras en Estados Unidos las compañías que cotizan en la Bolsa de Nueva York (NYSE por su sigla en inglés), aportan 1% de las ventas anuales al desarrollo de habilidades de empleados, en México las empresas al interior del IPC aportaban la décima parte de ese porcentaje en 2013, recordó Diego Prieto, director de educación corporativa de la EBC.

La directiva reconoció que las universidades, tanto públicas como privadas, han comenzado a reforzar sus planes académicos para perfilar a sus estudiantes hacia las necesidades de talento en las empresas, pero el esfuerzo es relativamente nuevo.

“Esto no tiene ni diez años; no en todas las universidades se realiza el esfuerzo”, mencionó Álvarez.

Las empresas y los trabajadores deberán lograr un equilibrio y encontrar un significado personal en su trabajo y así romper con la rotación de personal en estos niveles, dijo Álvarez. – Read more at: http://scl.io/JXJf2f7A#gs.MNnIsw4

Anuncios