l apretón de manos confiere una importante muestra comunicativa y desvela información útil sobre tu interlocutor.

1. El origen

Para saber por qué las personas del mundo occidental se dan la mano al encontrarse y despedirse debemos remontarnos al hombre de las cavernas. Cuando dos hombres se encontraban debían demostrar que no eran peligrosos y para ello levantaban los brazos para acreditar que no llevaban armas. Con el tiempo el saludo fue evolucionando pasando por la palma sobre el corazón, la palma levantada hasta nuestro actual apretón de manos.

 

2. El aspecto y el tacto de la mano

De manera consciente o inconsciente las personas nos creamos una imagen mental de la persona que nos estrecha la mano simplemente con el tacto, el aspecto y la presión del apretón.

  • Una mano húmeda con sudor denota que la persona está insegura, nerviosa y ansiosa.
  • Un apretón flácido, sin fuerza no denota fiabilidad y nos transmite sensación de desconfianza.
  • Un aspecto descuidado, con las uñas sucias o mordidas o no cuidadas también nos dan una impresión desfavorable, indicándonos baja autoestima, nerviosismo o falta de higiene.

 

3. La presión

La ideal es aquella que no sea ni demasiado fuerte ni demasiado débil (o flácida). Hay que tener en cuenta que a mayor presión, mayor sensación de dominio. Es decir, no será recomendable aplicar una presión excesiva si nuestro interlocutor es nuestro jefe o una autoridad jerárquicamente por encima de nosotros. Si se pretende dar una señal de dominio a un compañero o imponerse a un subordinado, la presión debe ser superior. En la mayoría de los casos lo ideal será adaptar la presión a la que ejerza nuestro interlocutor.

 

4. El tiempo de contacto

El tiempo recomendado sería de unos 6 segundos aproximadamente, pero depende de cada situación. Un tiempo demasiado corto puede significar falsedad, falta de entusiasmo o de simpatía.

Un tiempo excesivamente largo puede incomodar a nuestro interlocutor y hacerle sentir atrapado. En caso de considerar hacer un apretón de manos más largo de lo habitual, éste debe acompañarse de una ligera inclinación de nuestro cuerpo hacia delante, una sonrisa y una mirada cálida y amable. En ese caso el mensaje que se transmite es más favorable.

 

5. ¿Qué actitudes transmitimos con el apretón?

  • Actitud de dominio

Si entregamos nuestra mano con la palma hacia abajo denota que queremos hacernos con la dirección del encuentro.

  • Actitud de sumisión

Entregar la palma hacia arriba revela la disposición a ceder el mando o hacer creer a la persona con la que interactuamos que posee el control de la situación.

  • Actitud de cooperación

Se trata del apretón de manos vertical en el que ninguna de las partes demuestra dominio ni nos dejamos intimidar por el otro. Denota firmeza pero que estamos dispuestos a colaborar.

 

6. Otros matices del apretón de manos

  • Apretón de manos rígido

Si te dan la mano con la palma hacia abajo y el brazo estirado y puesto en tensión denota una personalidad agresiva.

  • Efecto distanciamiento

Estrechar la mano dando únicamente las puntas de los dedos demuestra falta de confianza en uno mismo.

  • Apretón de manos “efecto guante”

Se aplica la mano libre sobre las dos manos unidas. Es típico de los políticos. Quiere demostrar honestidad y confianza. Si se realiza con una persona que acabamos de conocer conseguiremos el efecto contrario.

  • El apretón de antebrazo

Tocar con la mano libre el antebrazo de nuestro interlocutor mientras se da la mano. Demuestra cooperación, confianza y simpatía. Debe emplearse con personas de nuestro círculo íntimo.

  • Apretón de hombro

Se toca el hombro mientras se estrecha la mano. Denota aún más intimidad que el anterior.

  • Apretón de acercamiento

Acercar hacia sí al interlocutor durante el apretón de manos. Puede indicar inseguridad y necesidad de invadir el espacio personal de la otra persona.

https://optimistablog.wordpress.com/2015/03/18/dime-como-das-la-mano-y-te-dire-como-eres/

Anuncios