El debate sobre el origen de las tendencias sexuales tiene un aporte científico que podría derrumbar uno de los argumentos de los grupos GLBT.

El estudio, publicado en la revista ‘The New Atlantis’  fue realizado por Lawrence S. Mayer y  Paul R. McHugh científicos del departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina Johns Hopkins.

Las conclusiones de la investigación sostienen que no hay sustento científico para decir que la identidad sexual del ser humano esté determinado por un aspecto biológico.

Con esta conclusión los expertos afirman que la frase “los gays nacen, no se hacen” podría ser un error porque no hay evidencia científica de lo que se intenta demostrar con ese adagio popular.

Según el portal RT, “De este modo, los investigadores concluyen que las diferencias en las estructuras cerebrales de los heterosexuales y homosexuales que han estudiado no tienen por qué ser innatas, sino que podrían ser consecuencia de factores ambientales o psicológicos”.

Los autores del estudio demostraron que los miembros de la comunidad GLBT padecen más cuadros de salud mental que los heterosexuales. Esto debido a la presión social y a la discriminación que sufren.

Al final, los autores de la investigación recomiendan “prudencia” a la hora de recurrir a tratamientos y cirugías de cambio de sexo porque, una vez más, no existe valor científico en cuanto a la etapa terapéutica de las operaciones.

Según RT, “Lawrence S. Mayer y Paul R. McHugh se han centrado en este tema para atraer la atención sobre los problemas mentales a los que se enfrenta la comunidad LGBT”.

Fuente:

Anuncios