Los hamawt’a munayniyuq reconocen dos tipos de felicidad; la primera es la felicidad de los estímulos externos, la segunda la felicidad interior, la que nace de la armonía entre la consciencia cósmica y la nuna individual (Ajayu, espíritu en quechua)

El primer tipo de felicidad que nace de los estímulos externos es fácil de despojarse al desaparecer los elementos que la ocasionan, por el contrario la felicidad interior no depende de factores externos, es la “alegría del alma”.

Vivimos en una sociedad materialista donde el consumismo nos ofrece “felicidad” a través de objetos que satisfacen necesidades, el “American way of life” sin embargo como ya sabrás esa felicidad es momentánea y efímera pues corresponde a estímulos externos enfocados en el placer ilusorio de objetos materiales.

De la alegría del alma nadie te puede despojar, nace dentro y se expande hacia afuera, es un khuyayniyuq / munayniyuq “el que tiene y da amor”. “Munayniyuq” es una palabra quechua utilizada por los Incas que guarda un profundo significado, no se trata de “dar”sino de “fluir” es decir, el amor verdadero solo puede nacer desde lo hondo del alma,.

Por ende quien busca el “Munay” que significa amor y voluntad al mismo tiempo, se encuentra en un “fluir constante” a través del “Estar siendo” pues el “ser” para el originario quechua no es estático, es un fluir constante y el amor como flujo de la naturaleza (no solo del ser humano) el amor fluye junto al ser. No se puede estar en un estado de infelicidad cuando el amor “fluye desde dentro”.

Practiquemos pues el “Khuyay” “Munay” el amor natural según los quechuas. No permitas que te roben la sonrisa del alma, cultiva el amor interior, el que nace del corazón. Sonríe y sé feliz.

Paqarinkama.

“El Kusi kawsay” o la alegría de vivir. .

Anuncios