La Escuela Waldorf de Cape Cod ha iniciado un programa de jardinería para sus alumnos lo que debería replicarse y servir de inspiración para todos los colegios. Es importante señalar que la experiencia que viven los estudiantes de esta escuela es maravillosa.

Como se sabe la horticultura es una forma artística que se llega a amar y apreciar especialmente si te encuentras con ella desde que eres pequeño, y eso es lo que lo que esta escuela ofrece.

Se trata de un invernadero de 7 x 14 metros. Allí, los niños cultivan zanahorias, espinacas, coles y otras verduras, además de, hierbas medicinales.

El tema no solo trata del cultivo sino de los beneficios de cultivar sus propias verduras y el proceso a llevar a cabo para que una semilla pueda convertirse en un alimento comestible.

Fabuloso programa 

“En primavera nuestras cosechas son abundantes. Tenemos primero fresas, espinacas y col rizada, un montón de cebolletas y perejil, también guisantes. El techo de plástico se retira en los meses de verano para evitar el sobrecalentamiento. Estamos educando a los niños a la vez que cultivamos plantas, por lo que sólo la mitad del espacio en el invernadero se cubre con camas de cultivo. Tenemos un espacio para agruparnos en un extremo.
… Mientras que todos los alumnos de la escuela dedican el tiempo cada año para el cultivo de su almuerzo, cada año los alumnos de tercer grado son nuestros agricultores semanales. Ellos son los encargados de convertir las sobras de comida en abono en nuestro compostador. Y, este año estrenamos una vermicompostadora, con la ayuda de miles de gusanos rojos haremos un abono fantástico”.

Este colegio aplica un modelo práctico para el cultivo de productos frescos, cultivados localmente incluso durante la temporada de invierno, en climas donde la sabiduría convencional dice que no se puede hacer.

UN BUEN ANTECEDENTE EN EL PERÚ

Cabe señalar, que en el gobierno del expresidente Fernando Belaunde Terry funcionó el Programa Multisectorial de Nutrición Aplicada, con apoyo financiero y técnico de FAO, OMS, UNICEF, que se desarrolló en siete zonas de acción conjuntas del interior del país. Entre sus componentes figuraba el proyecto de huertos y granjas escolares orientado a que los niños de las escuelas elegidas aprendan a producir sus propios alimentos. Esperemos que el gobierno actual, en su plan por disminuir la desnutrición crónica de la niñez y de aportar condiciones de salud y bienestar a nuestros niños reactive este tipo de programas, como parte de la formación integral del educando.

Fuente: https://tiempo26.com/cultivasalimentosenloscolegios/

Anuncios