Pero, ¿acaso alguien te puede enseñar esto? ¡Por supuesto! La Universidad de Harvard —una de las más prestigiosas del mundo— ofrece ahora un curso para aprender a ser feliz. Miles de personas que lo han tomado aseguran que la vida les ha cambiado y se sienten mucho más alegres. Estuve investigando cómo enseñan el maravilloso arte de la felicidad y descubrí que el famoso curso está basado en algunos de los siguientes puntos:

Sé asertivo: pide lo que quieras y di lo que piensas. Se comprobó que “soltar la lengua” eleva tu autoestima, mientras que aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza.

¡Siéntete bella o atractiva! Lo dicen los estudios: 41 % de las personas que piensan que se ven bien, son más felices. Así que saca tiempo para arreglarte y ponerte guapa.

Paga por experiencias placenteras y no por cosas materiales. Un estudio demostró que las personas se sentían más felices cuando invertían su dinero en vivencias, como viajes, ricas cenas, cursos, masajes, y no cuando compraban artículos como joyas, ropa, muebles o un auto deportivo.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Mientras más postergas lo que tienes que hacer, más ansiedad y tensión generas. Escribe una lista de tareas a cumplir y empieza a ejecutarlas ya.

Deja de quejarte y haz una lista de las cosas que tienes que agradecer y que te dan felicidad. ¡Saber que tienes mucho más de lo que a veces crees, te dará una alegría interna que no se cambia por nada!

Te motivo a que pongas en práctica estos consejitos, nunca está de más adquirir conocimientos, especialmente si se trata de aprender a ser feliz. Puedes ser un científico galardonado con un Premio Nobel, un actor famoso ganador de un Oscar o un poderoso empresario flotando en dinero… pero, si no sabes cómo disfrutar de la vida, de nada te sirve lo demás. Exprímele a cada día gotitas de felicidad.

http://www.elespectador.com/opinion/se-aprende-ser-feliz

Anuncios