Resistencia, agilidad, fortaleza y concentración.

Cuatro cualidades que se necesitan -y que se pueden obtener- al practicar una de las actividades físicas que está más de moda entre los jóvenes y que ofrece beneficios tanto al cuerpo como a la mente.

Según la Federación Internacional de Escalada Deportiva (IFSC, por sus siglas en inglés), que logró este año que el deporte sea incluido en el programa olímpico en la Olimpiadas de Tokio 2020, hay más de 35 millones de escaladores en el mundo y ya son 140 los países en los que hay centros dedicados a la escalada.

Pese a que el promedio de edad de la gente que lo practica es de 23 años, y que un 40% todavía no ha salido de la adolescencia, la escalada puede ser un deporte apto para la mayoría de las personas, sin importar la edad que tengan.

“La escalada es un deporte muy amplio y hay tantas maneras de practicarlo”, le explicó a la BBC Rob Adie, director de competencia del Consejo Británico de Montañismo.

“Es positivo que se reconozca en el mundo ya que un deporte en el que trabajas todo el cuerpo, mejoras la tonificación de tus músculos y agudizas tu mente”.

En el físico

Escalar es una actividad física de gran exigencia, pero contrario a lo que puede parecer no es necesario tener un estado de forma excepcional para practicarlo.

Una buena técnica es más importante que la fortaleza física“, aclara en su página de internet el Sistema de Salud Británico (NHS, por sus siglas en inglés), que incluye la escalada entre sus recomendaciones para llevar una vida sana.

“Aunque mientras más escala una persona más fuerte y en forma va a estar”.

A nivel físico, escalar hace trabajar un gran número de grupos musculares, tanto en la parte superior del cuerpo como en la inferior.

En una simple sesión se ejercitan los dedos, los brazos, la espalda, los hombros, los abdominales y las piernas, mientras que al mantener una rutina se logra incrementar la resistencia y la fortaleza de los músculos.

También mejora la flexibilidad y agilidad al estar estirándote constantemente para completar las posturas que se necesitan en el ascenso.

En la mente

Cada ruta de escaldada es como un rompecabezas, que requiere paciencia, planificación y análisis para completarla.

Los principiantes suelen ir descifrando la ruta a medida que van ascendiendo, pero las personas con más experiencia aprenden a visualizar su ruta y descifrar como van a sortear los sectores más difíciles.

http://www.bbc.com/mundo/deportes-37642360

Anuncios