Natalia Guerrero (@nnguerrero) BBC Mundo

Aunque en su llamativo portón de metal fucsia dice “Abierto”, lo cierto es que para entrar al restaurante Interno, un guardia debe abrir un candado desde dentro.

Ese candado mantiene encerradas a las cerca de 180 reclusas de la Cárcel Distrital de Mujeres de San Diego, en pleno centro histórico de Cartagena, Colombia, donde queda el restaurante Interno, inaugurado a mediados de diciembre pasado.

Y es posible que el candado sea el único indicador que tienen los comensales de que fueron a comer a una prisión. Y que por lo tanto las 25 mujeres entre meseras y cocineras que los atienden, están tras las rejas por haber cometido algún delito, en muchos casos, graves.

“Mi historia es la misma de las internas de aquí: somos mujeres pobres encarceladas, una población con problemas”, le dice a BBC Mundo Isabel Bolaño, de 62 años, exmiembro del extinto grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia, AUC.

Está recluida en San Diego desde hace 2 años y medio, y al igual que la mayoría de las mujeres de este penal, todavía no tiene una sentencia, lo que le genera gran incertidumbre.

“Esto es como una segunda oportunidad, pero una que ha traído mucha economía dentro de la cárcel”, asegura mientras hace unas cuentas en una calculadora.

Y no se equivoca: en uno de los cuatro días que duró el prestigioso festival de literatura Hay Festival Cartagena 2017, a finales de enero, Interno superó los 100 comensales.

Cada uno de ellos pagó por un menú que incluye una entrada, un plato principal, postre y un jugo, cerca de US$30.

Esto, sin incluir el consumo de vino o whisky, también disponible para los clientes y que deja un margen de ganancia.

Es decir que en un solo día, el llamativo restaurante vendió al menos US$3.000 -más de 12 veces el salario mínimo mensual en Colombia- a punta de exquisiteces costeñas.

En el menú: “Carimañolas de queso y carne”, el “Encocado de camarón”, “Posta cartagenera con arroz con coco”-una carne de salsa negra que se deshace en la boca-, o la “Pesca del día con vegetales de la huerta”… que efectivamente, está acompañado de verduras y frutos cosechados en su propia huerta dentro de la cárcel.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38865801

Anuncios