Puede un programa de formación aumentar la felicidad personal? Las investigaciones demuestran que la respuesta es afirmativa. El presente artículo describe las estrategias basadas en los catorce rasgos fundamentales de la felicidad.
Palabras clave: felicidad, educación, formación, intervención.
¿Se puede enseñar la felicidad? El presente artículo nos indica que así es y, para demostrarlo presenta una vista global de las investigaciones que han revelado determinadas vías posibles. Si la felicidad vital viene determinada, a cualquier nivel, por ciertas características de la personalidad, de una elección o de una actitud susceptibles de ser modificadas mediante el aprendizaje, resulta entonces razonable pensar que la felicidad se puede aprender. Los investigadores interesados en la posibilidad de educar para la felicidad, se plantean tres preguntas.
Primero: ¿Podemos identificar algunos rasgos característicos de la gente feliz, rasgos que podrían ser transmitidos y enseñados a otras personas?
Segundo, ¿Pueden estas personas aprender a desarrollar esos rasgos?
Y tercero: si así lo hicieran, ¿Serían efectivamente más felices?
Inicié mis investigaciones acerca de la posibilidad de aumentar la felicidad hace varias décadas. En una primera publicación, en la que se incluían tres estudios (Fordyce,1977), se utilizó, bajo diferentes condiciones, una serie de estrategias para aumentar la felicidad; todas esas estrategias resultaron ser capaces de aumentar el nivel de felicidad de los sujetos implicados en la experiencia. Poco después, Lichter, Haye y Kamman (1980) demostraron que se producía un aumento de la felicidad utilizando procedimientos similares. Leer más en el enlace:
Fuente:
 http://www.enhancingpeople.com/paginas/
diplomados/Modulo_V8/biblio_V8/Sesion004
/XII_EDUCACION_PARA_LA_FELICIDAD.pdf
Anuncios